Apionabo ni apio ni nabo

Crema de Apionabo ligera. koketoEl apionabo, apio perilla, el feo, apio nabo,apio rábano es una raíz comestible oriunda de la zona mediterránea, muy popular en la cocina de Europa del este y más concretamente en las elaboraciones culinarias de Francia.

No son ellos, somos nosotros

Apionabos y cilantro buena combinación. koketoNo debemos dejarnos embaucar por su nombre, no se trata de la raíz del apio común del que nosotros aprovechamos las pencas y las hojas en sopas o cocidos. Paradójicamente nuestra planta no triunfa en los países que sí lo hace este bulbo y por contra en nuestra península es apenas un desconocido, un alimento de esos que sólo los badulaques regentados por ininteligibles hindús y los glamurosos locales gourmet de precios también incomprensibles, se atreven a tener en sus estantes. ¿Quiénes son los raros?

Depilación obligada para su presentación en los medios

Crema oscura de apionabo. koketoPara su venta se elimina tanto las raíces secundarias como las hojas y aún así queda un alimento desagradable a la vista, como si a una pelota de cuero la hubieramos quemado con aceite hirviendo, de una tonalidad marrón clara. Pero de un encandilador aroma y un sabor dulce que recuerda al apio con ese toque acre y fresco, incluso evoca ciertos toques de hinojo o perejil. Muy perfumado se antoja ideal para platos como el Roastbeef o pescados a la plancha, aunque se puede consumir rallado en ensalada o en una crema suave.

Qué debes saber del apionabo

Apionabo sin raices. koketoLo primero, si NO te gusta el apio en rama NO te gustará este raigón, dos negaciones implican una afirmación, por tanto: “Si te gusta el de penca, amarás el apionabo”.

Aunque su aspecto es de espanto su sabor es delicioso, intenso y tiende a fagocitar el resto de los integrantes de un plato, así que hay que usarlo con calma, es egoísta y se apropia de nuestro paladar con facilidad.

Super Ratón lo prescribe

Apionabos, rocoto y cilantro buena combinación. koketoEs ideal por su valor nutricional, tiene escasas calorías y como diría el mítico Super Ratón ayuda a “supervitaminarse y mineralizarse” pero tiene efectos diuréticos y también algo laxante. Advertencia realizada no olvides reponer las existencias del cuarto de baño antes de la ingesta excesiva de esta materia prima.

El caldo de la cocción se puede utilizar para otras recetas o como infusión.

Es casi indestructible que se lo pregunten al yogur caducado de tu frigo

tamaño medio del apionabo. koketoSu almacenamiento desafía la lógica, acompañará al limón pocho que se aloja en tu nevera durante más de seis semanas, si lo conservas en el interior de una bolsa de plástico perforada.

Es un buen sustituto de la patata por su textura y tiene menor contenido de almidón que la papa.

El feo. Apionabo. koketoSe le conoce también como el “Feo”, pero visto lo visto también es el “Bueno” de la película, sólo queda “el malo”, posiblemente sea mi papel en el film de este espagueti western.

Clase de anatomía y disección, vamos por partes

El tamaño de una de esas bolas deformes suele tener aproximadamente un kilo, pero en ocasiones en el interior podemos encontrar la desagradable sorpresa de espacios vacíos, por lo que es recomendable coger piezas más pequeñas y pesadas antes que grandes ejemplares.

Crema oscura de apionabo. koketoCuando lo disecciones, como en el caso de la manzana, comienza rápidamente el proceso de oxidación y su carne de color blanco amarillento se torna marrón, para evitarlo recurre al truco de colocar las piezas en una fuente con abundante agua y unas gotitas de cítricos.

Básica en alguna receta clásica francesa y en el estado de Luisiana

Crema liger de apionabo. koketoEs parte fundamental de “apio remoulade” un plato galo que consiste en combinar esta raíz rallada con la salsa remolada, un delicioso moje que combina mayonesa, mostaza de Dijon y alguna otra especia como las alcaparras, perejil o estragón. Haremos por preparar la receta en algún artículo venidero si os parece oportuno, dentro de algún plato mestizo de la cocina Cajún.

Mi consejo es que para apreciar el valor que tiene la consumamos primero en crudo, en una ensalada liviana y después en una crema sencilla, después y con el criterio base de estos platos podremos elaborar platos algo más complejos.

Ingredientes para una crema de apionabo
  • 1 kg de apionabo
  • 250 ml de caldo de vegetales ligero o de ave*
  • 60 g de cebolla
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta al gusto
  • Cilantro o perejil**

(*) La variedad cornicabra es una opción perfecta para esta receta
(**) Opcional

Elaboración de una crema de apionabo

Batata roja, chirivía y apionaboEn una cacerola alta y ancha ponemos el aceite a calentar, y pochamos la cebolla que picamos en brunoise (pequeñito) con una pizca de sal para que saque el líquido lo antes posible.

Mientras, pelamos y limpiamos el apionabo. Lo cortamos en trozos pequeños de 2 a 3 cm, tendremos mucho cuidado ya que es muy duro y corremos el riesgo de cortes no deseados.

Crema oscura de apionabo. koketo

Crema oscura de apionabo

Añadimos a la cazuela y dejamos junto a la cebolla unos 5 o 10 minutos. Después sumamos el caldo y dejamos que continúe la cocción con fuego vivo durante 10-15 minutos, comprueba que está blando y vigila si es necesario más caldo.

Rectifica de sal o pimienta y pasa por un robot de cocina. Emplata con un hilo de aceite y un toque de cilantro o perejil según el gusto que no solo le aportará sabor, también algo de color para divertir también a la vista.

Si quieres una crema más oscura sólo tendrás que dorar el apionabo junto a las cebollas hasta que coja color, el sabor es menos fresco pero también muy agradable.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. LetrasParlanchinas

    Al verlo, me viene a la mente ese dicho de toda la vida y que “La Bella y la Bestia” cantaron como un mantra: “La belleza está en el interior” o, al menos, sus propiedades saludables. Gracias por “presentarnos” a este sujeto que, por cierto, me recuerda un poco a las mandrágoras de Harry Potter… 😉

    • Gracias a tí por tus palabras, recuerdo que la primera vez que lo cogí en la mano pensé en Freddy Krueger, pero no tuve pesadillas después de tomarlo, así que me olvidé del tema. Besos y ten una buena semana.

  2. margaindesign

    Gracias por presentarme al “Feo”… también se merece una oportunidad. En la vida lo había visto…así que tampoco lo he probado. Desde luego que la crema color vainilla tiene una pinta muy apetecible. Vamos que de patito feo pasa a cisne 😉

    • El sabor es muy agradable, te lo recomiendo, sobre todo sin rehogar. Es muy refrescante y sorprende al paladar. Bella metáfora la del cisne. Un besote y buen fin de semana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: