Sopeja, la gastronomía viejuna

Sopa de Almejas koketoToca hablar del plato de cuchara más antiguo sin lugar a duda, “La sopeja”, tan antigua como el fuego controlado y tan reparadora como se puede deducir del incuestionable hecho de que todas las culturas del mundo tienen este plato en su recetario (incluyo las zonas calurosas como Egipto).

Alguien me dirá que los científicos llaman al origen de la vida “la sopa primordial”, este no era gastronomía, más bien un cumulo de focos de infección que acabo en fiasco, un experimento cuyo culmen fue la aparición del homínido involucionado “el hombre”, pero sigamos con la gastronomía y dejemos a los nihilistas que elucubren sobre estas cuestiones (me caliento como la sopa, sorry).

Por si alguno se lo pregunta, el origen de la sopa, está relacionado con el calor del fuego, pero para sorpresa de alguno, no es por el hecho de calentar el plato en las noches de frío y tertulia sobre la caza del mamut en la lúgubre caverna, es algo bastante más práctico: “Ablandar algunos alimentos y facilitar su consumo”, sumémosle a esto que las dentaduras de entonces eran el sueño de cualquier Odontólogo actual (¡Vaya facturita!).

Ahora viene la segunda parte, ¿Qué olla utilizaban en el Paleolítico, express, normal,..?, como es obvio y fácilmente deducible los líquidos se calentaban en o con piedras, es decir, el método consistía en meter piedras calientes en superficies con agua o utilizar piedras con forma cóncava sobre el fuego. Algún día probaré este sistema de meter piedras para calentar las sopas (espero acordarme de quitarlas).

Sopa de Almejas koketoOjo, he dicho el plato de cuchara (no quiero imaginarme que utilizarían para comer, pues cucharas no desde luego), pero si es cierto que hay otro plato caliente anterior a la sopa y es el “Caldo”. La diferencia es sutil y por supuesto tiene mayor sentido en nuestros tiempos, los caldos tienen más agua y las sopas se espesan con los ingredientes (imaginaros esos primeros caldos, algo toscos cuanto menos).

Bueno y realizada esta más que interesante descripción de los orígenes de la sopa, y aprovechando que me comprometí a daros una receta divertida de sopa, ahí va el plato:

“Sopa de Chirlas”

Bueno, para los que llegáis tarde a este blog os dejo el enlace de cómo hacer de forma fácil y sencilla unas almejas, chirlas, coquinas,… a la marinera [ver receta], este será el punto de partida. Como es conocido por los que visitan koketo, hago siempre comida de sobra para los amigos y en esta ocasión hice medio kilo de más de esta receta, así que la aprovecharemos para hacer la sopa.

CONSEJO: de todos los platos se pueden hacer sopas, pero si la base es una cebolla o ajo sofrito en aceite (AOVE), el sabor se realza, si simplemente cueces los ingredientes el sabor es más suave.

De este consejo se deduce que el sabor de esta sopa es intenso, se atenúa el sabor del bivalvo pero mantiene ese toque marinero que a todos los amantes del marisco y de los platos de cuchara gusta tanto.

Sopa de Almejas koketoNo hay más que calentar el agua (1,5 l. aproximadamente si os gusta muy caldos y 1 litro si es más espesa) e insertar las chirlas para que aporten el sabor que deseamos, pasados 15 minutos en el fuego (que no llegue a hervir) colocar la pasta para que se haga siguiendo las indicaciones (cada pasta es un mundo), en este caso os recomiendo una pasta enorme y con tubo interior, ya que facilitas su consumo al comensal, ten en cuenta que si las almejas son pequeñas la pasta se mete entre las conchas y dificulta su acceso (unos fideos cabello de ángel convierten este plato en pesadilla), así que yo os propongo “Pasta Lumaconi” (lumbo lumache o simplemente caracolas gigantes). Para adornar el plato y darle un poco de color os propongo unos huevos de codorniz cocidos, unos tomatitos baby,…

Ten en cuenta que tanto la receta inicial, que lleva algo de harina, como la propia pasta ayudan a que el plato espese.

Ya me diréis.

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de almejas a la marinera
  • 1,5 litro/1 litro de agua
  • 250 gramos de pasta caracolas (o rigatone).
  • Huevos de codorniz (optativo y para adornar)

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

2 Comentarios

  1. Me ha encantado la introducción sobre la sopa, son detalles muy sabrosos. Ahora cada vez que pruebe una sopa me acordaré de mis ancestros, ¡qué sabios eran!. Y gracias por el consejo de evitar la pasta pequeña. Bueno y ahora ¿quien me la prepara?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: