• 1 kg de camarones (o gambones o langostinos)
  • 1/2 kg de patatas (papa amarilla)
  • 50 g de guisantes
  • 75 g de arroz (japónica)
  • 400 ml de leche evaporada*
  • 100 g de mote
  • 80 g de cebolla roja
  • Un diente de ajo
  • Un ají panca o ají amarillo
  • 25 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 12,5 ml de vino blanco seco
  • 2 huevos XL
  • 100 g de queso fresco
  • Cilantro
  • Sal y primienta

(*) Instrucciones para realizar la leche evaporada

  1. Limpia los camarones con agua fría. Separa la cabeza del cuerpo, retira la parte negra que recorre todo el cuerpo, retira la cáscara y el coral, así llaman al líquido que se obtiene al estrujar la cabeza del marisco, ese pequeño momento de placer que suele ir acompañado de un sorbo pronunciado y que se perdona aunque sea una falta de educación. Pues bien, esta vez no chupes la cabeza y guarda el concentrado caldo.
  2. En una sartén amplia saltea con un poco de AOVE las cáscaras y las cabezas un par de minutos y fríe la cebolla cortada muy fina, el ajo, el ají amarillo molido, un poco de sal y la pimienta.
  3. Suma el vino blanco y deja que evapore el alcohol, unos 10 minutos, añade un poco de agua o caldo de pescado y deja que evapore hasta que el contenido se reduzca a la mitad.
  4. Retira del fuego y deja enfriar, es momento de filtrar el contenido y dejar solamente el líquido.
  5. Pon una cazuela grande al fuego y añade 2 litros de agua dejala que llegue al punte de ebullición, entonces puedes añadir el mote (maiz), los guisantes y el arroz.
  6. 20 minutos después, agregas las patatas en trozos de 2-3 centímetros y déjalas cocinar unos 15 minutos. Y faltando cinco añades los cuerpos de los mariscos.
  7. Queda poco tiempo y algunos ingredientes, pasados unos minutos añade 2 el queso fresco cortado en cuadritos de 1 centímetro, los huevos que habrémos batido y remueve.
  8. A un minuto de retirar del fuego sólo nos queda añadir la leche evaporada y mézclalo todo muy bien.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: