Camareros: Vidas “a su servicio”, pero nunca servil

Camareros_koketo_5Aclaremos esta situación, los camareros son esas personas que tienen por oficio servir en restaurantes, bares u otros establecimientos similares (incluyo antros, cuchitriles, cubiles,…) pero nunca debemos confundir con ser serviles, ni su condición es la de un siervo o esclavo.

Un camarero profesional no responderá de buen agrado a:

“jefe, figura, maestro, tú, chaval, artista, oye, fenómeno, compadre, campeón, niño, eh, crack, máquina, monstruo, maquinón, socio,…

Camareros_koketo_3Todos y cada uno de estos epítetos tienen su connotación, y aunque la confianza es un grado, también da asco. No se deben perder las formas, aunque el alcohol corra desmesuradamente por la mesa y tampoco si tu posición social entiendes que se define por el tamaño de la cartera. Si piensas así estás muy equivocado y te acabarán poniendo en tu sitio.

LOS POLÍGLOTAS

En el colmo del despropósito hay quien confunde el francés con un apellido, “Garzón, una ronda aquí” (doy fe como los notarios), también existen valientes que con perfecta pronunciación castellana solicitan la atención con un “güeiter”. Algunos creen que el sonido metálico de sus monedas golpeando la barra activará el sistema de perfección del mesero como le ocurre a él, pero lamento confirmar que no es así.

DE consideraciones generacionales y rangos

Camareros_koketo_2Paisanos de barra intentan diferenciar entre edades y lo que entienden ellos que es un grande de la barra, de esta forma respetarán para todo el local un “chaval o maestro” si el primero tan sólo lleva veinte años aguantándole o se decidirá por la segunda sí el eterno camarero lleva mordiéndose la lengua más de tres décadas tales epítetos. Pero no sólo está el envejecimiento junto a los licores, también hay excepciones de desparpajo y frescura, esos camareros que te sacan los colores con gracia pero sin llegar a faltar, en este caso hablamos de “máquinas o crack”, pero siempre un escalón por debajo de “artista” que implica que se trata de un profesional demasiado bueno para el local, que lamentablemente cuenta con tan buen carácter que evita mostrar su cólera y demuestra sin gesto alguno su buen hacer.

Si llevas años como cliente te crees con ciertos derechos

Camareros_koketo_4Me encantan aquellos que siendo conocedores de que la cirrosis de su hígado es por el consumo en ese bar, se consideran “socios”, o que en alguna ocasión han vivido situaciones embarazosas con la familia, obligándote a ser cómplice de sus desmanes, a afirmar que el cliente no está o no ha pasado por el local, entonces usan el “compadre”.

Simplistas tan vagos que por no solicitar correctamente el servicio se aventuran con descripciones fisiológicas que rayan la vulgaridad “rubio, alto, chaquetilla,… “por no reseñar los adjetivos de carácter sexista que subrayan la presencia de rasgos anatómicos prominentes, en estos casos recomiendo permanezcas callado pues de estos entes no puedes esperar ni ingenio y menos aún cierta soltura en el lenguaje (sólo pensamos en lo único).

Llamar sin palabras a los camareros, propio del reino animal

Camareros_koketoTampoco es correcto cualquier señal sonora, como el chasquido lamentable de dedos, el chistar similar a la llamada de thor un perro labrador, dando las palmas como si acompañaras al cantaor, el silbido cabrero a las ovejas. Todas estas acciones dicen poco de quien las realiza, no responde a ningún protocolo, sacan a relucir tu funesta educación. Son ejemplos de esa cultura mal entendida y clasista; simple y llanamente indican el servicio que demandas a la altura de tus modales. ¡Ojo con lo que pides no sea que se te conceda!

Si tu solicitud se lleva a cabo con un prominente sonido surgido de tus dedos (espero que por lo menos sea sin saliva), demostrarás que no es vianda lo que pides sino un espectáculo chabacano. Si chistas al servicio la respuesta coherente será que no respondan ya que les mandas callar. Si utilizas las palmas quizá se arranquen por bulerías y a silbidos es posible que acuda un borrego y por ensalada te de buen pasto.

Solicitar algo a un camarero es bastante más sencillo de lo que pueda parecer

Waldorf-Astoria-Hotel-on-Park-Avenue,-NYC,-1930Tan sólo hay dos formas correctas “Y LO SABES”, sin aspavientos, sin subir el volumen: “perdone y disculpe”. Demuestran respeto y clase independientemente cual sea tu nivel de cultura y economía. El profesional te lo agradecerá pues haces más fácil y agradable su trabajo.

No es buena estrategia ultrajar a quien te va a poner la comida encima de la mesa, pero cada uno es como es y seguro que en breve algún energúmeno me sorprende con una muestra de mala educación que no he visto todavía.

P.D.: Dedicado a todos los buenos amigos que disfrutan y sufren estas situaciones a diario. Gracias y bote.

La fotografía de uso libre que ilustra el artículo pertenece al archivo historico de “The Waldorg Astoria”, fue tomada  durante la construcción del Hotel Waldorf Astoria en Park Avenue en Nueva York en el año 1930.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

8 Comentarios

  1. margaindesign

    El mejor saludo…además es universal…Y LO SABES…es una sonrisa 🙂 …es el gesto que nos hace más humanos!

    • Cierto, muy cierto. Es algo que pocas personas tienen en su impronta, pero que desde luego es universal en todas las culturas, gran apunte Marga. Mil besos y muchas sonrisas.

  2. Que GRANDE eres !!¡. Refleja la realidad a las 1000 maravillas

    • Grande eres tu, un ejemplo para la profesión. Gracias por tus palabras y por tu saberestar siempre. Besos enormes.

  3. La verdad es que hay cada impresentable por ahí…
    Hay expresiones que no había oído y que me da vergüenza ajena sólo pensar en ellas: ¿”chaquetilla”?. ¿Cómo puede alguien ser tan grosero?.
    Me he reído mucho con la de “Garzón” ja, ja… deberían mejorar su acento francés o los demás pensarán que está preguntando por el juez 🙂
    Desde luego este post debería ser un artículo de referencia sobre este tema.

    • Muchas gracias, Teresa. Parece mentira que este tipo de modos sean los habituales, pero el ser humano es capaz de esto y de cosas peores, y te tomo la palabra, prepararé otro post desde el punto de vista del cliente y los malos hábitos de los que sin ser profesionales muestran maneras y formas similares a los protagonista del post de hoy. Gracias por tus comentarios, son siempre bienvenidos.

  4. Idoia Casanova Insausti

    ¡Hola, Koketo!

    Qué bien lo has explicado, hay una que no te he leído “Cuando puedas…” Evidentemente, “Cuando pueda” iré, te saludaré con una sonrisa y te escucharé, porque, aunque veas muchísima gente a tu alrededor, pensarás que soy 100% tuya, que el resto puede esperar, así que, antes de decidir qué es lo que quieres, me contarás tu día o tu vida.

    Un saludo y muy buen día (Que también gusta cuando te ven y te saludan, no directamente “Ponme una cervecita, chata, bien fresquita”, se pensarán que tienes el grifo de la cerveza caliente por si llega algún impresentable)

    • Jajajaja, muy cierto. Gracias por tu comentario Idoia, siempre un placer recibir tus comentarios y saber que estás siempre ahí. Besos y ten un gran día.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: