Pasta alla puttanesca, algunas cosas son lo que parecen “putanesca”

Pasta alla puttanescaPasta alla puttanesca“, efectivamente el oficio más antiguo de este mundo da nombre al plato, seas o no pudoroso, ésta es la lasciva realidad. Pero podemos complicar más la historia si la pasta elegida es “penne”…  “a mi me va a poner penne alla puttanesca“, la combinación es sin duda alguna pecaminosa, algo grosera y fonéticamente perversa (no apta para menores). Una receta lujuriosa, con sonora incitación al líbido y al oprobio, parte intrínseca del ser humano y más si eres varón: el sexo y reírnos como críos cuando pedimos al maître la comanda con cierta tensión en el rostro:

Penne  alla puttanesca, per piacere

Pasta alla puttanescaPiensa mal y acertarás o como dice un buen amigo “siempre pensando en lo único“, esta salsa es típica de la zona de Campagna (la región de Nápoles) y su origen está a medio camino entre la leyenda y la realidad, pero todas ellas relacionadas con las meretrices en tiempos menos glamurosos.

Leyendas sobre el origen de la pasta alla puttanesca

Pasta a la putanescaSe dice que estas damiselas de moral distraída usaban este plato durante la Edad Media por ser un aporte calórico importante, sencillo y rápido de confeccionar. Es posible, aunque no contrastable, que su impúdica clientela, en mayor parte pescadores que regresaban de la faena al regentar los burdeles, pagaban los servicios con la mercancía que transportaban en sus lúgubre bodegas (aceitunas, anchoas,…) y éstas fueron incorporadas a sus dietas, ampliando las prestaciones de las cortesanas tras concluir sus favores (2×1: yacer y yantar).

Hay quien se ha aventurado a identificar los colores y formas de este plato con la vestimenta de las heteras (el verde del perejil, tomates rojos, aceitunas de color púrpura oscuro, el gris-verde de las alcaparras) o incluso que los horarios de los lupanares eran incompatibles con el avituallamiento del pescado fresco en los mercados, por lo que se venían obligadas a cambiarlo por materias primas en salazón.

“piensa mal y acertarás

Pasta alla puttanescaTodas ellas son pequeñas historias que por si solas no dan gran explicación a la génesis de esta salsa, quedan en divertidos mitos y anécdotas, pero en conjunto seguro que identifican uno de los mayores placeres que existen, no me refiero al sexo en este caso, sino al paladar. La salsa para la pasta alla putanesca contiene los ingredientes esenciales de la dieta mediterránea, de sabores intensos, quizá demasiado fuerte para algunos.

Ingredientes para la Pasta alla puttanesca (4 pers.)
  • 500 g de pasta (os recomiendo spaguetti)
  • 600 g de tomates maduros
  • 3 dientes de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 25 g de filetes de anchoas (lata de octavillo de 50 g)
  • 50 g de alcaparras
  • 50 g de aceitunas negras (sin contar el hueso)
  • Guindilla (al gusto, pero siempre ha de llevar)
  • Sal, pimienta y azúcar (para el tomate).
  • Romero, tomillo y/o mejorana (opcional)
  • Perejil
elaboración de la Pasta alla puttanesca

Pasta alla puttanescaComenzamos elaborando la salsa de tomate, lavando con abundante agua fría, los pelamos y les quitamos las semillas, los troceamos en dados pequeños. Algo que no todos hacemos es enjuagar las alcaparras (pero es un proceso necesario)

En una sartén grande ponemos a freír los ajos que habremos cortado en pequeños trozos, sofreímos y cuando comiencen a coger color incorporamos las alcaparras (secadas con papel absorbente), las aceitunas sin hueso cortadas al gusto y las anchoas, dejamos un minuto y bajamos el fuego para incorporar el tomate concassé (si el fuego está alto pondremos las baldosas de la cocina y el delantal como la Feria de Sevilla) , guindilla, un toque de azúcar, una pizca de pimienta y por último las hierbas (perejil sí o sí), subimos ligeramente el fuego y dejamos que la salsa espese de 10-15 minutos.

Pasta alla putanescaPara hacer la pasta os recomiendo que sigáis los diez mandamientos que podéis leer en el artículo publicado anteriormente [Aquí], ponemos a hervir el agua, cuando las burbujas quieran salir de la cacerola con cierta violencia incorporamos la sal, añadimos la pasta y movemos con la ayuda de una cuchara de madera. El tiempo para la cocción de la pasta depende del fabricante (recordar que ha de quedar “al dente”, así que aseguraos de respetar los tiempos), concluido este periodo colamos la pasta y la mezclamos con la salsa en la misma cazuela donde se ha preparado.

Toca el momento de emplatar, es aconsejable añadir el perejil troceado por encima y unos trocitos de anchoa para decorar el plato.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

4 Comentarios

  1. Y yo que pensaba que nosotros eramos los mal pensados y que “alla puttanesca” significaba aceitunas o algo así. ..ahora si que me voy a sonrojar cuando lo pida en el restaurante. ..ja…ja 😀

    • jajajaja, me temo que no, manten limpia esa mente que tienes, que hay pocas tan bellas como la tuya. Besos y gracias por el comentario.

  2. Teresa

    La verdad es que los colores de la pasta italiana son preciosos a pesar de lo impúdicos que puedan ser sus orígenes, ja, ja. No tenía ni idea de la historia que se escondía detrás de los espaguetis alla puttanesca… y tenía la palabra delante de las narices, ja, ja 🙂

    • jajajaja, suele pasar, tanta historia detrás de un plato y nosotros no la llevamos a la boca sin más. Gracias por tu comentario y ten una estupenda mañana.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: