Una de las principales novedades de este año ha sido la presentación de ” la ensaladilla de patata violeta”,  una ensaladilla que tiene de convencional sólo el nombre, ya que cada uno de los ingredientes se elaboran de manera individual y con el único objetivo de aportar pequeños matices al plato.

Servido en una copa balón o en un cuenco transparente que permita al comensal poder visualizar cada uno de los ingredientes que una vez servidos conviene remover para saborear el resultado final.

Todos los pisos de este plato, están pensados para que el resultado final no permita una dominancia, la lima, el brandy, el marisco o la patata violeta, son tratados de forma sutil para que el resultado sea lo más agradable posible (dulce, ácido, salado,…).

 

La receta aquí